Captura de pantalla 2015-06-07 a las 13.45.44Palabras, palabras, palabras…. palabras en la mente, palabras en la boca, palabras en los libros, en la tele, en el ordenador, en la radio, en la calle…. demasiadas palabras!!!

Necesito una huelga de palabras, no hablar, no escuchar, no leer, no escribir, no mirar… Las personas tenemos exceso de palabras en nuestras vidas, la mayoría cargadas de buenas intenciones pero desprovistas de acción alguna. Pura incoherencia humana.

Ríos repletos de ellas inundan nuestras mentes, ocupan nuestro espacio, sin dejar hueco para nada más. Me pregunto cómo sería una vida de humanos sólo con los actos, con la comunicación no verbal a todos los niveles. Amor, desamor y todas las emociones humanas mostradas sin más, sin palabras que entorpezcan, sólo hechos, sólo acciones, ¿sería eso posible?

Observo la naturaleza y me rindo, extasiada. ¿Dónde dejamos los humanos los instintos que se nos otorgaron? Cómo puede ser que una bandada de pájaros atraviese medio planeta sin que nadie les diga lo que han de hacer, sin tener ni una sola palabra en su mente que les convenza, o no, para moverse, y sin embargo todos vuelen juntos hacia el mismo lugar, pues saben que es lo que deben hacer, lo que es mejor para ellos, como si todos ellos fueran uno solo. No hacen reuniones para ver hacia dónde van a ir esta primavera, lo saben.

A los humanos se nos otorgó el don de la palabra, una maravilla, pero vino sin manual de instrucciones, sin formación, algo que sin duda nos habría venido bien a todos.

Hablar por hablar, expresar cosas que no se sienten, hacer promesas sin intención alguna de cumplirlas, regalar los oídos a los otros con intenciones ocultas, palabras de amor sin amor, palabras de amistad sin amistad, palabras sin sentimientos, palabras vacías, inútiles. Gasto enorme e inútil de energía. Tengo exceso de palabras y sin embargo hago uso de ellas para expresarme en este mismo instante, creo que esto forma parte del “manual del buen uso de las palabras”.

¿Y si intentáramos sentir más y hablar menos? Imaginemos que durante un solo día, intentamos hacer todo sin hablar, expresar nuestros sentimientos sin palabras, hacer en lugar de decir, actuar en lugar de planear, sentir la naturaleza en lugar de decir lo bonita que es la puesta de sol, el mar o las plantas de la ventana. ¿Cómo sería? seguramente habría montones de pensamientos que no se generarían en nuestras mentes y un montón de emociones que no se manifestarían, pues no se habrían desencadenado.

Hagamos un favor a la humanidad y a cada uno de nosotros, aprendamos a usar las palabras, creemos el manual de instrucciones desde la acción, hablando realmente con el corazón, siendo selectivos con lo que escuchamos, con lo que leemos, con lo que vemos y con las conversaciones en las que deseamos tomar parte.  Y por qué no, haciendo una huelga de palabras en toda regla, de vez en cuando.

Ció Núñez

#palabrasvacías#hablardesdeelcorazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *