IMG_7387 (2)Como muchos ya sabréis, me diagnosticaron un cancer de mama en mayo, por lo que desde entonces, mi consulta está cerrada y yo me encuentro totalmente volcada en mi proceso de curación.

Cuando te diagnostican un cáncer tu vida da un giro de 180 grados. Te preguntas mil cosas, te planteas los porqués, necesitas saber absolutamente todo lo que rodea a esta enfermedad, cómo aparece, estadísticas, pruebas, tratamientos, efectos secundarios, esperanza de vida, y más… mucho más… quieres saberlo todo. O por lo menos eso me ha pasado a mi.

Una vez obtuve toda la información que consideré que necesitaba, vino el paso de “abandonarme” a vivir mi propio proceso, sin fijarme en el de otras personas, ni en lo que podrían pensar los demás sobre cómo yo he decidido vivir esta etapa de mi vida. Esa ha sido mi mejor decisión. Centrarme en mi, en mi cuerpo, en mi alma. Ocuparme de sentirme a cada paso, ocuparme activamente de ayudar a sanar mi cuerpo desde todos los aspectos; física, emocional, mental y espiritualmente.

Un cáncer es una oportunidad de conocerse, de evolucionar, de sacar lo mejor de uno, de ser resiliente, esa palabreja rara que significa la capacidad de las personas para sacar todo lo positivo de una situación adversa.  Eso es, es una oportunidad enorme que no hay que dejar escapar.

Esta semana es “la buena” entre quimio y quimio, así que me encuentro en la campiña francesa descansando, comiendo bien, en la naturaleza, meditando, paseando, leyendo y escribiendo, en compañía de los que más quiero. Así que este es el momento de explicaros en la web cuál es el motivo de mi inactividad.

Este proceso es largo, y está lleno de curvas, subidas y bajadas. Aprovechar todos y cada uno de los momentos en que te encuentras bien para hacer cosas que te hacen feliz, es lo que hay que hacer. En definitiva, vivir! porque por increíble que pueda parecer, ser feliz aún estando así, pasando por este proceso, es totalmente posible.

Así que ya estoy pensando en nuevos proyectos para cuando todo esto acabe.

Nos volveremos a ver muy prontito, hasta entonces os mando todo mi amor.

Ció